11 de marzo de 2018

Sobre el feminismo


Una reflexión a vuelapluma sobre la problemática del feminismo a raíz de la manifestación del 8 de Marzo 2018.


Creo que hace ya tres años que mi buen amigo Tomás Moreno editó un ensayo titulado: DE PANDORA A LA “FEMME FATALE”. En él se relataba de forma magistral la enorme cantidad de mitos que el hombre ha ideado a lo largo de toda la historia para lograr estigmatizar la figura femenina y conseguir así mantener el poder no solo a nivel de la tribu sino también de la familia.

Desde el mito bíblico de Adán y Eva donde, obviamente, ella es la responsable de la expulsión del Paraíso, hasta los más recientes mitos hollywoodienses donde se presenta a la mujer objeto, el libro pone negro sobre blanco la inmensa maraña de artimañas de que el hombre se ha valido para mantener a la mujer bajo su dominio.

Yo añadiría, desde mi cosecha, que el homo-sapiens-macho ha hecho esto con todo bicho viviente, no solo con las mujeres, sino con todos los demás hombres con los que ha podido y por supuesto con los animales, desde la noche de los tiempos. Y es que este asunto del poder lo lleva en los genes. Si usted alberga alguna duda biológica échele un vistazo al comportamiento de los machos entre los mamíferos o si no quiere irse muy por las ramas mírese la historia de nuestros antepasados reyes, emperadores, dictadores o de nuestros actuales políticos. Me hacen gracia las mujeres que se quejan de la existencia de un misterioso “techo de cristal” que no pueden atravesar para alcanzar los puestos de poder. Queridas mías, no es un cristal, son los puños de los que están arriba que os machacarán si intentáis seguir subiendo, a vosotras y a cualquier ingenuo que lo intente.

No obstante yo soy un convencido de que la cultura puede hacer milagros, y es por eso que creo que una vez que las mujeres han dejado de ser sumisas (por “culpa” de haber accedido a la cultura) y han decidido presentar batalla por el poder (aunque digan que por la igualdad) tienen la batalla inicial ganada. Y lo afirmo porque en el ambiente actual la clase masculina en general no está dispuesta a la lucha. Las mujeres, en el mundo occidental, no tienen enemigo. Solo han de ser capaces de superar, en colaboración con los hombres, los grandes problemas que la incorporación de la mujer al trabajo exterior al hogar han supuesto para la sociedad: Las necesarias ausencias por maternidad y la disminución dramática de la natalidad. En un momento en que, por añadidura, la robótica está dejando sin empleo a más de la mitad de los trabajadores.

Este es el gran reto y solo pude solventarse cambiando las estructuras sociales en muchos aspectos complicados, lo que a su vez implica grades batallas políticas a lo largo de mucho tiempo.

Quizá convenga aclarar la naturaleza de los tres grandes problemas mencionados más arriba.

El permiso por maternidad hace que las mujeres tengan que ausentarse del trabajo durante meses. Algunas prefieren años para sacar a los rorros adelante. Cuando vuelven al trabajo, si no lo han perdido, tienen que empezar de aprendices mientras sus compañeros han prosperado y ascendido. Una buena solución podría ser la ley aprobada en el País Vasco en la que el permiso de maternidad es obligatorio y para ambos cónyuges al mismo tiempo.

La disminución de la natalidad es una consecuencia de lo anterior, las mujeres por no perder su trabajo prefieren no tener niños, o tener uno solo, con lo que la natalidad cae tanto que se invierte la pirámide poblacional. Acaba habiendo más viejos que jóvenes y esto, entre otros males conlleva la quiebra del sistema de pensiones. Tan pocos jóvenes trabajadores no pueden mantener a tanto viejo que se niega a morirse. Una posible solución sería que el gasto de pensiones pase a los presupuestos generales del estado. Si hay dinero para “rescatar” a los bancos y grandes empresas que han sido saqueadas por los ladrones que pululan en connivencia con los políticos, y se lograra eliminar la corrupción de los gobiernos, sobraría dinero para las pensiones.

Las mujeres han decidido incorporarse masivamente al trabajo (50% de la población mundial) en las postrimerías de la era industrial, cuando la era robótica está dejando sin trabajo a millones de personas. Y no se piense que cuando hablamos de robótica estamos hablando de ciencia ficción. Un robot real, no Hollywoodiense, es solo una máquina que puede usar prestada la inteligencia de su programador, es decir, un ordenador, una impresora, una máquina de pintar coches o de envolver caramelos. Si el incrédulo lector no me cree le ruego que se haga esta pregunta: ¿Cuántos trabajadores tenían los bancos y cajas de ahorros hace 8 o 10 años? ¿Cuántos tienen ahora? ¿Qué pasó con esos cientos de miles de diferencia? Los han dejado en el paro los ordenadores. Ya no son necesarios porque la gente no tiene que ir al banco para hacer sus transacciones, las hacen desde su casa. Otro tanto ocurre con todos los organismos oficiales incluidos ayuntamientos, diputaciones, etc. solo que por no aumentar el paro prefieren boicotear los programas informáticos para que no funcionen. Por fortuna esta disminución de mano de obra no hace disminuir la riqueza sino todo lo contrario, de modo que “solo” tenemos que distribuirla mejor, al igual que el trabajo. Una solución sería trabajar menos horas ¿por qué hemos de trabajar 8 horas si con 4 ya sería más que suficiente? En cuanto a la distribución de la riqueza no tengo ni idea, aunque he de confesar que me asalta persistentemente el recuerdo de la Revolución Francesa, pero intento olvidarme.

Como puede apreciar el lector que haya tenido la santa paciencia de llegar hasta aquí los problemas que nuestra sociedad tiene planteados ahora son “sencillos” de resolver y “rápidos”. Si en 50 años se hubieran resuelto podríamos darnos por satisfechos. Y la clave para lograrlo es lo que el autor de “Homo Deus”, Yuval Noah, considera la cualidad clave del éxito de la raza humana: LA COOPERACIÓN FLEXIBLE. Los humanos somos capaces de cooperar para conseguir un determinado fin con millones de otras personas aunque sean de continentes y creencias distintas, incluso somos capaces de cambiar nuestras perspectivas ante situaciones nuevas inesperadas. Ningún animal de este planeta es capaz de hacer lo mismo. De ahí que nos hayamos convertido en los “dioses” de nuestro mundo.

No hay pues motivo para el desánimo. Trabajemos en colaboración hombres y mujeres, aprovechemos lo mejor de cada uno para lograr un fin común: la vida pacífica y llena de felicidad, aprovechando la riqueza y bienestar que nuestra inteligencia y nuestros conocimientos científicos y tecnológicos nos han brindado.


Bibliografía fundamental en la que me he basado:

“De Pandora a la Femme Fatale”, mitos figuras y estereotipos de estigmatización femenina, de Tomás Moreno Fernández. Ed Dauro, 2015. ISBN: 978-84-16340-35-4.

“Homo Deus”, breve historia del mañana, de Yuval Noah Harari. Ed Debate, 2017. ISBN: 978-84-9992-801-1.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Mi testimonio es que desde el día que hice mi pacto con el templo espiritual recibí una suma de 5 millones más una casa bien alojada y ubicada en la ciudad de mi elección para mi esposa e hijos tengo coches de colección porque tengo mi negocio que funciona bien hoy gracias a estos contactos :
espiritualtemplo@gmail.com lo que sigue: + 22998187595